Los coches autónomos van a necesitar carreteras futuristas

Hablamos habitualmente de las bondades de los coches autónomos, en cuanto a que mejorarán sin duda las prestaciones humanas al eliminar ese factor impredecible de nuestro comportamiento natural. Esa falta de predictibilidad será sustituida por una “certeza” de comportamientos que supondría, en un escenario utópico e ideal, el fin de las víctimas de accidentes de tráfico. Pero el mundo no es utópico, ni ideal, y los coches autónomos tendrán que convivir con conductores humanos, y con sus carreteras, que son lo opuesto a lo que necesitan.

Fuente: Diario Motor, 30/11/2016 * Esteban Viso

Texto completo

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *